Las claves de la revisión obligatoria del butano

gas butano

Todos aquellos que en su vivienda o local usan gas butano están obligados a pasar una revisión obligatoria de la instalación cada cinco años. Dicha revisión se realiza por seguridad, para comprobar que todos los elementos de la instalación de gas (esto es: la infraestructura que va desde nuestra bombona hasta todos aquellos aparatos del hogar que consumen gas) funcionan correctamente y no suponen ningún riesgo a corto o medio plazo.

Al mismo tiempo que las autoridades nos obligan a pasar esta revisión de la instalación de butano cada cinco años, también nos advierten de ciertos riesgos y nos dan pistas para evitar pagar de más, ser estafados por alguna compañía, etc. Sin ir más lejos, desde la página web de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), advierten de los riesgos de “ser timados”, con lo que debemos tener en consideración los consejos que exponemos a continuación.

Empresas oficiales

Como propietarios (o inquilinos si así se decide por contrato), debemos pasar esta revisión de la instalación de gas. Para ello, debemos solicitarlo a una empresa instaladora. En caso de no conocer ninguna, podemos pedir referencias a cualquier gremio de instaladores de nuestra ciudad o comunidad autónoma.

Desde las autoridades nos recomiendan desconfiar encarecidamente de aquellos agentes o empresas que nos pican a la puerta ofreciéndonos una revisión sin que nosotros les hayamos llamado previamente para solicitarlo. Además, la empresa que contratemos debe tener siempre a nuestra disposición hojas de reclamaciones.

El precio, claro y detallado

Una cosa que debemos tener en mente a la hora de realizar esta revisión obligatoria es que los precios son libres, lo que significa que cada empresa puede poner el precio que quiera para llevar a cabo esta revisión. La principal recomendación en este sentido es comparar precios y ofertas para quedarnos con la que más convenga (eso sí, entre las empresas registradas oficiales).

Una vez escogida la mejor oferta, podemos pactar con la empresa el método de pago que nos convenga (en efectivo, tarjeta, etc.). Además, debemos exigir a la empresa que realizará la inspección que aclare todos los detalles del presupuesto. Si, por ejemplo, debemos cambiar algún elemento de nuestra instalación, su precio debe quedar especificado en el presupuesto (para evitar sorpresas negativas).

Qué revisar y qué no

La revisión obligatoria de la instalación de gas butano se refiere a toda la estructura que provee del gas de la bombona a nuestro hogar. Una estufa de butano o una cocina móvil conectada a una sola bombona no están obligadas a pasar esta revisión (aunque somos responsables de su correcto funcionamiento).

Todos los demás elementos de la instalación deben ser revisados. Eso sí, tengamos claro que el tubo flexible solo se cambia cuando caduca y el regulador cuando se estropea (porque no caduca). Además, debemos exigir a la empresa que nos ha realizado la revisión que, en caso de estar todo en orden, nos pegue un adhesivo en la cocina acreditando la fecha de la revisión (nos servirá como recordatorio) y que nos entregue un certificado conforme todo ha salido bien. ¡Hay que guardar dicho certificado, es nuestro comprobante!